viernes, 17 de agosto de 2007

11- LA PIRÁMIDE ALIMENTÍCIA DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

UN ESQUEMA ÚTIL PARA ORGANIZAR LA DIETA

Desde sus comienzos fue discutida por nutricionistas de distintas tendencias. No obstante, en líneas generales existe un consenso sobre la validez de la misma.
Aquí publicamos una interpretación libre desde el punto de vista naturista y vegetariano.
Está diseñada para personas adultas y sanas. Enfermos, ancianos y niños deben ser tratados aparte. También existen otros casos que deben considerarse especialmente. Por ejemplo: un intelectual debe tomar más agua y consumir alimentos que contengan calcio y fósforo. Alguien que efectúe mucho trabajo muscular debiera ingerir, además de agua, alimentos ricos en sodio, magnesio y potasio.
Debe entenderse que en la pirámide el piso de abajo corresponde a lo que más debe comerse y el último de arriba a lo que menos conviene.
Sector 1: cereales en general. Trigo, cebada, avena, maíz, mijo y otros.
Sector 2: verduras y frutas.
Sector 3: Lácteos (no están incluidos los quesos).
Sector 4: Legumbres. Frutas secas.
Sector 5: Quesos, huevos. (Solo dos o tres veces por semana).
Sector 6: Dulces, oleaginosos y alimentos conservados. (La mayoría de estos últimos podrían eliminarse en una dieta sana).
Los condimentos hay que usarlos con mesura o directamente no incluirlos. Se puede aprender a dar buen gusto a las comidas con la combinación adecuada de los alimentos. El ajo y la cebolla, cumplen sobradamente la función de las especias. Tener en cuenta que el vinagre mata los glóbulos rojos.
El alcohol estaría eliminado totalmente, salvo en el caso de la ateroesclerosis o problemas de coronarias, donde sería aconsejable la ingestión de vino tinto acompañando a lentejas, garbanzos, arvejas, frijoles, porotos, etc.